Preguntas Frecuentes

El pellet siempre debe estar almacenado en un lugar ventilado, fresco y seco. Evite por todos los medios almacenar pellet en lugares con humedad, ya que los pellets la absorben y hacen que se apelmacen y formen bloques compactos que pueden atrancar la estufa. Además, los pellets con un nivel considerable de humedad generan mucho humo.

Un pellet de buena calidad debe estar certificado con la distinción DIN PLUS o EN PLUS, que son dos certificaciones diseñadas para distinguir los pellets de buena calidad. En general, el pellet debe estar libre de restos de pintura, pegamento y otros materiales que no sean los madereros. Además, tiene que estar muy bien prensado para obtener una mayor potencia calorífica. Puede comprobar la calidad de prensado de un pellet introduciendo una muestra en un vaso con agua. Si el pellet flota, es que tiene aire y por tanto no está lo suficientemente prensado. Si cae hasta el fondo y se hunde es que tiene un alto nivel de prensado.

El mantenimiento de una estufa de pellet está limitado a la limpieza de la ceniza del quemador antes de cada encendido, favoreciendo así que la cantidad de humo en el próximo encendido sea mínima. Además, mensualmente, se deben mover unos cómodos rascadores para evitar que se acumule ceniza en el interior de la estufa. Las estufas en general arrojan un aviso o alarma en el display cada 2000 horas de uso.

1 kW de potencia tiene capacidad para calentar 18-20 metros cúbicos de espacio, es decir, unos 8 metros cuadrados (siendo calculado con una altura suelo-techo estándar de 2.70 metros). No obstante, hay factores como el diseño del lugar donde va a ir instalado el equipo, el aislamiento del lugar e incluso la calidad del combustible, que hace que esta fórmula no sea exacta. Por ello le recomendamos que se deje asesorar por el distribuidor o proveedor de su zona.

Depende, tienes que tener en cuenta diversos factores como la potencia calefactora, tipo de pellet, regularidad o frecuencia de uso, etc. Por lo general, una cuya potencia sea de 9,5 Kw puede necesitar desde 800 gramos a 2 kilogramos por hora. Estos sistemas poseen una autonomía de 15 kilogramos de combustible duradero por 3 a 4 días.